• Francesc a OMP


    Discurs a l’Assamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes missioner


    El Papa proposa celebrar un mes dedicat a la Missió en el centenari de Maximun Illud
  • Discurs del Cardenal Filoni a OMP


    "L’Evangeli mai està anunciat per complert. La missió és al cor de la fe"
  • Guia Compartir la Missió


    Propostes de Voluntariat Missioner i #VeranoMisión per a joves

Entrevista Mons. Kike Figaredo


Kike Figaredo es va fer missioner per a guarir les ferides dels mutilats per la guerra a Cambodja, amb l'amor de Jesús. Aquest missioner, conegut com el bisbe de les cadires de rodes, està al servei per garantir un present i un futur digne per a les víctimes de les mines antipersona. Moltes d'aquestes mines encara avui romanen soterrades a Cambodja. 
Aquest dies es troba a Espanya, per participar entre altres actes, de la Jornada Formativa de voluntaris de les OMP i el col·loqui  Joves i Missió, a la Universitat San Pablo CEU. 
Ha concedit aquesta entrevista als companys de la Direcció Nacional, i la volem compartir amb vosaltres. 

¿Cómo despertó su vocación misionera?

Mi vocación misionera nació de la propia vocación religiosa, del seguimiento cercano de Cristo y también de la llamada a salir de la propia tierra y de uno mismo.
Seguir al Señor donde aún no saben de Él, porque Jesús está escondido entre los pobres y los que no le conocen; y allí servirle entre sus favoritos.

¿Por qué decidió dedicar su vida a los mutilados de guerra?

Es un trabajo que me fue dado como prioridad en los campamentos de refugiados. Yo no lo buscaba, fui enviado a ellos, y se me concedió ese privilegio.
En los campos, estas víctimas eran un colectivo abandonado y con todas las necesidades, me acogieron y me adoptaron como su amigo, y desde entonces ha sido como una llamada específica para mí.

¿Cree que es pedir demasiado a los jóvenes de ahora que lo dejen todo para convertirse en misioneros?

La juventud es generosa por definición. Los jóvenes son voluntarios siempre, y si no, no tienen un espíritu joven. Aquellos que viven la fe como importante en su vida son aún más solidarios. Una fe viva afianza el espíritu misionero siempre. Aviva la generosidad, las ganas de entregarse…
Yo creo que no es problema, no es pedirles demasiado, la dificultad es estructurar bien el deseo, la generosidad para ser misioneros generosos.

¿Qué diferencias hay entre los jóvenes de Camboya y los españoles en cuanto al sentimiento misionero?

En lo básico son iguales, pero las circunstancias sociales, familiares y la educación les hace ser diferentes.
En Camboya, el sentimiento misionero o de participación misionera (por ejemplo siendo catequista) surge con más naturalidad porque hay mucho agradecimiento a la fe. Se sienten bendecidos por la fe. Somos minoría.

En España encuentro mucha generosidad y ganas de entrega, pero las circunstancias y la educación lo dificultan.

0 comentaris :

Publica un comentari a l'entrada

Ens agraden els comentaris constructius fets amb respecte!